AlóProfe

Para Estudiantes

¿Necesitas ayuda con tus tareas? Tienes examen la semana que viene o incluso mañana y no dominas la materia que te van a preguntar. En AlóProfe encontrarás a los mejores tutores que te ayudarán a entender la materia. Puedes solicitar clases a domicilio o si prefieres una clase en línea, cuando quieras y donde estés.

Regístrate y solicita una clase

Llámanos al     +569 44379822

                          +56 944379826

 

Consejos prácticos para preparar una prueba

Porque sabemos que no es tarea fácil prepararse para un examen, te entregamos unos simples tips que te serán de gran ayuda:

Previo al examen

 - Lo primero es saber qué tipo de prueba será la que enfrentarás; si es de alternativas, lo mejor es una estrategia de aprendizaje de memoria; si es de desarrollo, debes trabajar con esquemas y resúmenes.

- Para empezar el estudio, es clave contar con buenos apuntes y con toda la materia que entrará en la prueba.

- La concentración a la hora de estudiar es fundamental. Entonces, si durante las siguientes horas vas a estudiar, debes hacerlo realmente dejando de lado cualquier elemento distractor como el teléfono, televisión, música, etc.

- A la hora de estudiar, busca un lugar tranquilo, siéntate de manera correcta y coloca tus cuadernos y materiales de estudio sobre una mesa despejada y con todo lo que necesites a mano; apuntes, libros, lápiz, etc.

- Si la prueba es de matemáticas, te aconsejamos primero entender la teoría para luego ir a la práctica e intentar resolver la mayor cantidad de problemas posible. Trata de realizar todos los ejercicios hechos en la clase sin mirar la solución.

- Ten en cuenta que es mucho más eficiente tomarse 20 minutos leyendo una página detenidamente y prestando atención que leer 20 veces esa misma página de manera rápida y sin entender. 

- Elabora esquemas, sobre todo si tienes memoria visual, serán de gran ayuda para ti. Utiliza distintos colores, subraya, destaca, dibuja, etc. Todo eso te será de gran ayuda para recordar.

- Haz resúmenes de la materia, lo más completos posible y siempre usando tus propias palabras. Realizar esquemas y resúmenes te ayudará a entender la materia mientras los haces y luego a repasarla todas las veces que requieras.

- Cuando estés memorizando algún tema y ya te sientas seguro de que lo hiciste por completo, detente un momento y toma un descanso. Esto ayudará a tu cerebro a procesar la información de manera subconsciente.

- Para mantener tu concentración, es recomendable que hagas intervalos de estudios, es decir, estudias 45 minutos, descansas 10 y así sucesivamente.

- Ten presente que para lograr hacer un buen resumen debes ir siempre de lo general a lo particular, y aquél debe contener sólo la información esencial y debe ser imparcial, es decir, no debe tener tus propias reflexiones o ideas.

- Si tienes que memorizar un listado de cosas o nombres usa técnicas como armar una sola palabra con la primera letra o sílaba de aquéllas.

- A la hora de memorizar, debes tener mucha paciencia, ya que no es algo inmediato sino que requiere de mucha concentración y repetición.

- Nunca digas “Esta materia no es para mí”, ya que hay personas que se consideran, por ejemplo, malas para las matemáticas, los idiomas, etc. No caigas en eso y saca esa idea de tu mente pensando que puedes ser bueno en todo lo que te propongas. Lo único que necesitas hacer es esforzarte más en esa asignatura. Tu actitud influye mucho más de lo que piensas.

- Se participativo en clases, presta siempre atención al profesor, pregunta y opina en caso de que haya algún debate.

- Siempre toma apuntes en clases ya que esto te ayudará a prestar atención, aprender y no aburrirte en clases.

- Procura hacerte el hábito de estudiar un poco cada día. Así, tu estudio será más productivo y eficiente y no dejarás todo para el final o para el día previo al examen.

- El día antes de la prueba procura realizar ejercicio físico o deporte para liberar tensiones y relajarte.

- La noche antes del examen, intenta dormir al menos 7 horas para amanecer con tu mente despejada.

Día del examen

- Evita la sensación de ansiedad y angustia antes de una prueba. Si estudiaste lo suficiente debes estar tranquilo y seguro de tus conocimientos.

- El día de la prueba, pon tu despertador unas dos horas antes del examen y así tendrás una hora o una hora y media para dar una última repasada rápida a todos los temas.

- Procura alimentarte de manera adecuada y equilibrada el día del examen y siempre toma tu desayuno.

- Intenta llegar con antelación al lugar del examen y corrobora que cuentas con todo lo necesario; lápiz, cuaderno, calculadora, etc.  Además, podrás elegir un lugar donde te sientas cómodo.

- Momentos previos al examen, intenta no hablar de éste con tus compañeros, ya que si ellos están ansiosos o nerviosos pueden contagiarte fácilmente.

- Saca los pensamientos negativos de tu mente y reemplázalos por pensamientos positivos del tipo “he estudiado lo suficiente y ya hice todo lo que podía hacer para llegar al examen”.

- Si aún estás muy nervioso previo al examen, busca un lugar tranquilo para cerrar los ojos y practicar ejercicios de relajación a través de la respiración: inspira por la nariz con tu boca cerrada y eleva tu abdomen, aguanta el aire durante unos segundos y luego expira por la nariz o boca lentamente. Repite este ejercicio varias veces.

- Cuando recibas el examen, lee siempre atentamente las instrucciones antes de comenzar. Y hazlo más de una vez si es necesario.

- Comienza tu examen respondiendo las preguntas que para ti son más sencillas, ya que eso te hará afrontar con más seguridad las más difíciles.

- Siempre pregunta al profesor todas las dudas que te surjan durante la prueba.

- No te desesperes ni apures si ves que tus compañeros ya terminaron el examen y tú aún no lo has hecho. Todos tenemos distintos ritmos.

- Antes de responder una pregunta, piensa bien y hazte un esquema donde ordenar tus ideas y así no olvidar ningún aspecto importante.

- Redacta de manera concisa y precisa, siempre empezando por los conceptos clave para luego desarrollarlos.

- Cuida siempre tu ortografía, redacción y limpieza.

- Antes de entregar el examen, revísalo, léelo completo y asegúrate de que respondiste de manera correcta y todas las preguntas. Que no se te quede ninguna sin responder porque no te diste cuenta.

 

¡Esperamos que todos estos consejos sean de gran ayuda para ti!